lunes, 3 de abril de 2017

Exégesis vs. Eiségesis

Un matrimonio decide ir a pasar vacaciones en una playa del Caribe, en el mismo hotel donde pasaron la luna de miel hace 20 años atrás, pero debido a problemas de trabajo, la mujer no pudo viajar con su marido, quedando en darle alcance unos días después. Cuando el hombre llegó y se alojó en el hotel, vio con asombro que en la habitación había una computadora con conexión a Internet. Entonces decidió enviar un e-mail a su mujer pero, se equivocó en una letra y sin darse cuenta lo envió a otra dirección…

El e-mail lo recibió por error una viuda que acababa de llegar del funeral de su marido, y que al leer su correo electrónico se desmayó instantáneamente. El hijo de la viuda al entrar en la habitación, encontró a su madre en el suelo sin conocimiento, a los pies de la computadora, en cuya pantalla se podía leer…

Querida esposa: He llegado bien. Probablemente te sorprenda recibir noticias mías por esta vía, pero ahora tienen computadora aquí y puedes enviarle mensajes a tus seres queridos. Acabo de llegar y he comprobado que todo está preparado para cuando llegues este próximo viernes. Tengo muchas ganas de verte y espero que tu viaje sea tan tranquilo y relajado como ha sido el mío.

P.D.: No traigas mucha ropa. ¡Aquí hace un calor infernal!

Asi mismo pasa con la diferencia entre la exégesis y la eiségesis. Exégesis y eiségesis son dos enfoques contradictorios en el estudio de la Biblia.

Exégesis es la exposición o explicación de un texto basado en un análisis cuidadoso y objetivo. En otras palabras, dejamos que el texto sea quien hable. Esto significa que el intérprete es guiado a conclusiones siguiendo el texto. El enfoque opuesto hacia la Escritura es la eiségesis, la cual es la interpretación de un pasado basado en la lectura subjetiva no analítica del texto. Es decir que le imponemos al texto nuestras propias ideas, haciendo del texto lo que nosotros queremos.


En el caso de la historia al comienzo del escrito, el contexto y destinatario eran totalmente distintos al que realmente le llegó la carta y por consiguiente llegaría a sus propias conclusiones no entendiendo realmente la intención original del escritor. 

Exégesis es el único enfoque que le hace justicia al texto. Eiségesis es un mal manejo del texto y, a menudo conduce a una mala interpretación. 

Exégesis se ocupa de descubrir el verdadero significado del texto, respetando su gramática, la sintaxis y el escenario. Eiségesis está preocupado sólo con lograr traer un punto, aunque sea a costa del significado de las palabras y del contexto.

2 Timoteo 2:15 nos manda a usar el método exegético: Esfuérzate para poder presentarte delante de Dios y recibir su aprobación. Sé un buen obrero, alguien que no tiene de qué avergonzarse y que explica correctamente la palabra de verdad.

Un estudiante honesto de la Biblia debe ser un exégeta, dejando que el texto hable por sí mismo. Eiségesis fácilmente nos lleva al error, ya que el intérprete trata de alinear el texto con sus propias nociones de lo que quiere llevar en el mensaje. Exégesis nos permite estar de acuerdo con la Biblia. Eiségesis busca forzar que la Biblia esté de acuerdo con nosotros.

El proceso de exégesis envuelve:

1) observación: ¿Qué dice el pasaje?
2) interpretación: ¿Qué significa el pasaje para los destinatarios originales?
3) correlación: ¿Cómo el pasaje se relaciona con el resto de la Biblia? y
4) aplicación: ¿Cómo este pasaje debe afectar mi vida?

De otra parte, Eiségesis envuelve
1) imaginación: ¿Qué idea quiero presentar?
2) exploración: ¿Qué pasaje de la Escritura encaja con mi idea? y
3) aplicación: ¿Qué significa mi idea?

Note que en la eiségesis, no hay examinación de las palabras del texto ni de la relación entre ellas, no hay referencia cruzada de pasajes relacionado ni un deseo genuino de entender su verdadero significado. Las Escrituras sirven solo como un apoyo a la idea del que interpreta.

Para ilustrar, vamos a usar ambos enfoques al trazar un pasaje: 2 Crónicas 27:1-2 (NTV) JOTAM GOBIERNA SOBRE JUDÁ

"1Jotam tenía veinticinco años cuando subió al trono y reinó en Jerusalén dieciséis años. Su madre se llamaba Jerusa y era hija de Sadoc. 2 Jotam hizo lo que era agradable a los ojos del Señor. Hizo todo lo que había hecho su padre Uzías, solo que Jotam no pecó porque no entró en el templo del Señor; pero el pueblo continuó con sus prácticas corruptas".

EISÉGESIS

Primero, el intérprete decide que el tema de hoy es: “La Importancia de Asistir a la Iglesia”. El intérprete lee 2 Crónicas 27:1-2 y ve que el Rey Jotam fue un buen Rey al igual que su padre Uzías, excepto por una cosa: él no fue al templo. Este pasaje parece cuadrar con su tema y lo usa. El sermón resulta trabajar con la necesidad de pasar valores santos de generación en generación. Solo porque el Rey Uzías iba al templo todas las semanas no significa que su hijo iba a continuar la práctica. De la misma forma, algunos jóvenes de hoy trágicamente se rebelan con sus padres y no asisten a la iglesia. Finalmente termina el sermón con la pregunta: ¿Cuantas bendiciones Jotam dejó de recibir simplemente por no asistir a la Iglesia?.

Ciertamente no hay nada malo en predicar acerca de la asistencia a la iglesia y la transmisión de valores pero la interpretación está totalmente mal porque el hecho de que Jotam no fuera al templo no era malo. En realidad era muy bueno, como un enfoque propio del pasaje mostraría.

EXÉGESIS

Primero el intérprete lee el pasaje y entiende completamente el contexto. Lee las historias de Uzías y Jotam (2 Crónicas 26- 27; 2 Reyes 15:1-6, 32-38). En su observación descubre que el Rey Uzías fue un buen rey que sin embargo desobedeció al Señor porque fue al templo a ofrecer incienso sobre el altar, algo que solo el sacerdote tenía el derecho de hacer (2 Crónicas 26:16-20). El orgullo de Uzías y su contaminación al templo resultaron en tener “lepra hasta el día de su muerte” (2 Crónicas 26:21)

Necesitamos saber por qué Uzías tuvo que estar en aislamiento, el intérprete estudia (Levítico 13:46) y hace un poco de investigación sobre la lepra. Entonces compara el uso de la enfermedad como juicio en otros pasajes como 2 Reyes 5:27; 2 Crónicas 16:12; 21:12-15.

Para este momento el exégeta entiende algo importante: cuando el pasaje dice que Jotam “no entró al Templo del Señor” significa que no repitió el error de su padre. Uzías usurpó con orgullo el lugar del sacerdote; Jotam fue más obediente.

El resultado del sermón estaría tratando con la disciplina del Señor con sus hijos, con la bendición de la obediencia total, o de nuestra necesidad de aprender de los errores del pasado para no repetirlos.

Sabemos que la exégesis toma más tiempo que la eiségesis. Pero si vamos a ser buenos obreros, que no tenemos de qué avergonzarnos y que explicamos correctamente la palabra de verdad, entonces nosotros debemos tomar el tiempo necesario para entender el texto. Exégesis es la única manera de hacerlo correctamente.
Fuente: CRISTOROCAFIRME.COM